El generador electrico hibrido de gas natural


El futuro de nuestro planeta pasa necesariamente por un incremento de la conciencia ecológica de los seres humanos que lo habitamos. El paso
para hacernos sostenibles como sociedad es algo que requiere de tiempo y esfuerzo, sobre todo mucho de este último.
Las decisiones del Estado y de las empresas se nos quedan muy lejos
de nuestro alcance como ciudadanos de a pie, pero no se nos olvide que podemos hacer muchas cosas a nivel individual.
El quiz de la cuestión se encuentra principalmente en detectar qué es lo que podemos modificar en nuestro entorno inmediato e ir cambiando nuestros usos y costumbres más pronto que tarde.
Una de las cosas de las que se habla a menudo cuando se trata de ecología es el tema de las energías renovables. Las materias primas no son infinitas y cuando tomamos decisiones sobre la energía que consumimos en el hogar es importante valorar las opciones más ecológicas posibles, además de las que ver mas consideramos habitualmente, como el precio.
Está claro que es inviable a día de hoy depender exclusivamente de energías como la eólica o la solar (porque el sol o el viento no siempre están ahí) pero sí existen en el mercado tanto a nivel industrial como para particulares soluciones híbridas que funcionan con alguna energía renovable pero que tienen la posibilidad de alimentarse con combustibles de otro tipo también. Un ejemplo perfecto son los generadores eléctricos híbridos: Éstos pueden combinar la energía renovable con combustibles diesel, gas natural o gas propano.
Además de ser una solución mucho más ecológica, ahorras en consumo de combustible respecto a los generadores de gasolina o gasoil convencionales.
Y dicho esto, hay un inciso que hacer:
¡Ojo! el consumismo NO es ecológico. La solución no es cambiarlo todo de golpe en tu vida.
Por ejemplo, ser ecológico no consiste en cambiar de coche y comprarnos uno eléctrico sin necesidad (el que dejamos también genera desechos y eso también vulnera el equilibrio de la tierra). Probablemente es mejor apurar el uso de nuestro coche un tiempo más pero ponerlo en marcha solo en casos excepcionales y apostar por el uso del transporte público como sistema de desplazamiento habitual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *